Inteligencia: El Saboteador del Status Quo

Mostra la imatge original

La miseria no necesita talentos, cualquiera puede permitírselo.

La felicidad necesita talentos, genio, creatividad.

Sólo las personas creativas son felices.

Deja que esto penetre profundamente en tu corazón: solo las personas creativas son felices. La felicidad es un subproducto de la creatividad. Crea algo y serás feliz. Crea un jardín, deja que el jardín florezca y algo florecerá en ti. Crea una pintura y algo comienza a crecer en ti con la pintura en crecimiento. A medida que la pintura llega al final, mientras le das los últimos toques a la pintura, verás que ya no eres la misma persona. Estás dando los últimos toques a algo que es muy nuevo en ti.

Escribe un poema, canta una canción, baila un baile y verás: empiezas a ser feliz.

La existencia solo te ha dado la oportunidad de ser creativo. La vida es una oportunidad para ser creativo.

Si eres creativo serás feliz.

Cuando quieres subir al pico más alto de las montañas, es arduo. Y cuando has llegado a la cima y te acuestas, susurrando con las nubes, mirando al cielo, la alegría que llena tu corazón, esa alegría siempre llega cada vez que alcanzas cualquier cima de creatividad.

Necesita inteligencia para ser feliz, y a la gente se le enseña a permanecer sin inteligencia. La sociedad no quiere que florezca la inteligencia.

La sociedad no necesita inteligencia; de hecho, le tiene mucho miedo a la inteligencia. La sociedad necesita gente estúpida. ¿Por qué? – porque la gente estúpida es manejable. Las personas inteligentes no son necesariamente obedientes; pueden obedecer, pueden no obedecer. Pero el estúpido no puede desobedecer; él siempre está listo para ser mandado. El estúpido necesita que alguien le mande, porque no tiene inteligencia para vivir por sí mismo. Quiere que alguien lo dirija; busca y busca a sus propios tiranos.

Los políticos no quieren que suceda inteligencia en el mundo, los sacerdotes no quieren que suceda inteligencia en el mundo, los generales no quieren que suceda inteligencia en el mundo. Nadie realmente lo quiere. La gente quiere que todo el mundo siga siendo estúpido, entonces todo el mundo es obediente, conformista, nunca sale del redil, sigue siendo siempre parte de la mafia, es controlable, manipulable, manejable.

La persona inteligente es rebelde. La inteligencia es rebeldía. La persona inteligente decide por sí misma si decir no o decir sí.

La persona inteligente no puede ser tradicional, no puede seguir adorando el pasado; no hay nada que adorar en el pasado. La persona inteligente quiere crear un futuro, quiere vivir en el presente. Su vivir en el presente es su manera de crear el futuro.

La persona inteligente no se aferra al pasado muerto, no carga cadáveres.

Por hermosos que hayan sido, por preciosos que hayan sido, él no lleva los cadáveres. Ha terminado con el pasado; se ha ido, y se ha ido para siempre. Pero la persona tonta es tradicional. Está listo para seguir al sacerdote, listo para seguir a cualquier político estúpido, listo para seguir cualquier orden, cualquiera con autoridad y está listo para caer a sus pies. Sin inteligencia no puede haber felicidad. El hombre sólo puede ser feliz si es inteligente, absolutamente inteligente.

La meditación es un dispositivo para liberar tu inteligencia. Cuanto más meditativo te vuelves, más inteligente te vuelves.

Pero recuerda, por inteligencia no me refiero a intelectualidad. La intelectualidad es parte de la estupidez.

La inteligencia es un fenómeno totalmente diferente, no tiene nada que ver con la cabeza. La inteligencia es algo que viene de tu mismo centro. Brota en ti, y con él empiezan a crecer muchas cosas en ti. Te vuelves feliz, te vuelves creativo, te vuelves rebelde, te vuelves aventurero, comienzas a amar la inseguridad, comienzas a moverte hacia lo desconocido. Empiezas a vivir peligrosamente, porque esa es la única manera de vivir.

Para los estúpidos existen las supercarreteras donde se mueven las multitudes. Y durante siglos y siglos se han estado moviendo y yendo a ninguna parte, yendo en círculos. Entonces tienes el consuelo de que estás con mucha gente, no estás solo.

La inteligencia te da el coraje para estar solo, y la inteligencia te da la visión para ser creativo. Surge un gran impulso, una gran hambre de ser creativo. Y sólo entonces, como consecuencia, puedes ser feliz, puedes ser dichoso.

Osho, El Libro de la Sabiduría, Charla #20

Categories: Blog

A %d blogueros les gusta esto: