El valor de la Autoestima

La autoestima puede definirse como un amor sano y adecuado a sí mismo. Significa que la persona es consciente de sus fortalezas y capacidades, y reconoce sus debilidades y sus defectos. La autoestima constituye una posición de valor que el individuo se otorga y donde se conjugan su carácter exclusivo y singular como persona, y la dignidad a la que tiene derecho por el hecho de existir.

Toda persona está llamada a reconocer su propio aprecio personal por sse una creación de “Dios” y las virtudes dadas por la naturaleza.

Algunas razones para autovalorarse son:

-El diseño exclusivo que tiene cada persona, puesto que no hay dos individuos absolutamente iguales.
-Motivación para realizar un proyecto de vida personal que ponga en ejecución las hablidades, capacidades, aptitudes, talentos y dones.
-La capacidad de amarse a sí mismo como única posibilidad de dar y expresar amor a los otros (nadie puede dar lo que no tiene y esto se cumple para el amor)
-Tener una mejor calidad de vida: Una vida que merezca vivirse por su disfrute y desafíos constantes.
-Valorar el propósito que “Dios” tiene para cada persona a lo largo de su vida (crecimiento y desarrollo)

De modo que la autoestima se entiende como:

-“La estima que tiene la persona”
-“El concepto apropiado que tiene la persona al pensar de sí misma”
-“El respeto integral por la vida corporal propia”
-“La aceptación del valor y la dignidad que “Dios” da al hombre en general”
-“La confianza en lo que se hace”
-“La seguridad de ser uno mismo”
-“Valorar a otros por cuanto el individuo se valora a sí mismo”

Las siguientes preguntas se deben responder con sinceridad:

1-¿Cómo se encuentra mi autoestima en la actualidad? ¿Por qué?
2-¿Cuál de los anteriores parámetros considera un estímulo para desarrollar o mejorar su autoestima? ¿Por qué?

“LA AUTOESTIMA SE MANIFIESTA EN LO QUE PENSAMOS, DECIMOS, SENTIMOS Y HACEMOS. ES UNA FORMA DE EXPRESIÓN PERSONAL”

Varios y diversos son los factores que ayudan a construir la autoestima. Algunos de ellos tienen que ver con el trato recibido en la infancia de parte de las personas que ayudaron en la crianza del niño.

-La influencia ejercida por otras personas: Dependiendo del trato que se haya recibido (positivo o negativo) las personas pudieron haber aprendido a quererse y a sentirse valoradas, o por el contrario, a sentir desprecio y rechazo por sí mismas. Por ejemplo: “Eres un desastre”, “no sirves para nada” (en el aspecto negativo), o “Eres importante para nosotros”, “Te amamos como eres” (en el aspecto positivo).

¿Cómo fue este tipo de influencia en su infancia y adolescencia?

-El lenguaje afectivo: Este factor se incluye en el anterior. Sin embargo, se referencia aquí, por cuanto las palabras tiene un poder especial para edificar o destruir la vida de una persona. Las palabras producen huellas en el alma dependiendo de la esencia, mensaje, actitud, intención que transmitan. Las personas con autoestima baja fueron heridas, en muchos casos, con palabras de tipo.: “Hubieras sido mejor un niño (hombre)”, “Nunca haces nada bueno”…

¿Qué tipo de frases o palabras se usaban para apoyerle o censurarle en la infancia y adolescencia? ¿Cómo afectan en su vida presente?.

-Las compraciones familiares y sociales: Comparar a las personas, generalmente para hacerles quedar mal o hacerlas sentir inferiores o ridículas, es de mal gusto y causa heridas que duran años en forma de ira y resentimiento. Esto suele suceder cuando los padres hacen distinciones entre hijos o con vecinos. “En cambio, mira a tu hermano, él sí sabe hacer las cosas”…

-El proyecto de vida presente: Las metas, proyectos, planes pueden ser causa de frustración y afectar la autoestima, haciendo sentir a las personas incapaces, con estancamiento y desesperanza. Por eso se enfatiza la importancia de asumir los logros presentes como peldaños para un futuro mejor. Se trata del recurso de la automotivación para sentirse bien.

¿Consdera sentirse satisfecho con su vida presente? ¿Qué debe cambiar para sentirse más realizado?